Todo lo que debes saber de la fractura de colles

Una verdadera fractura de Colles es una fractura completa del hueso del radio del antebrazo cerca de la muñeca que provoca un desplazamiento hacia arriba (posterior) del radio y una deformidad evidente. Comúnmente se le llama “muñeca rota”, aunque el radio distal es la ubicación de la fractura, no los huesos del carpo de la muñeca.

¿Cuáles son las causas de una Fractura de Colles?

Aunque las Fracturas de Colles son un grupo heterogéneo de lesiones, la etiología suele ser la misma: una caída sobre el brazo extendido. La posición de la mano es importante para determinar el tipo de fractura resultante. Por ejemplo, en una verdadera fractura de Colles, la caída se produce hacia delante con la muñeca extendida para amortiguar la caída, y en la fractura de Smith, más rara, la caída se produce sobre una muñeca flexionada.

Las fracturas de Colles también pueden ser causadas por un traumatismo directo.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura de Colles?

El dolor, la hinchazón, los hematomas y la deformidad son síntomas comunes de una fractura de Colles, según el tipo de fractura y sus características.

¿Cómo se diagnostica una fractura de Colles?

Una anamnesis cuidadosa que incluya el mecanismo de la lesión establece la sospecha de una fractura de Colles. El examen físico evalúa los tejidos blandos que rodean la articulación y determina si los nervios y vasos sanguíneos circundantes se han lesionado. Los rayos X y/o la tomografía computarizada confirmarán la presencia y clasificación de la fractura.

¿Cómo se trata una Fractura de Colles?

El tratamiento de las fracturas de Colles depende del tipo de fractura presente, la edad y el nivel de actividad del paciente; la preferencia del cirujano en el método de tratamiento y los deseos del paciente con respecto a la inmovilización y el regreso a la actividad. Como las fracturas de Colles son tan comunes, se han desarrollado muchos métodos de tratamiento para estabilizar las fracturas y permitir que el hueso sane. El objetivo es devolver la muñeca a su nivel anterior de funcionamiento.

No quirúrgicamente

Si la fractura no se desplaza y el dolor es mínimo, se puede usar una férula simple para inmovilizar el área. Este método se emplea con mayor frecuencia en pacientes de edad avanzada con bajo nivel de actividad. En pacientes jóvenes y activos se suele colocar un yeso para asegurar la inmovilización y la correcta cicatrización.

Si la fractura tiene un desplazamiento mínimo, el cirujano puede mover manualmente los huesos en su lugar en un procedimiento llamado reducción cerrada. A esto le sigue un yeso durante 6 semanas, durante las cuales se toman radiografías periódicamente para garantizar que el hueso permanezca alineado.

Quirúrgicamente

La cirugía está indicada para fracturas desplazadas o fracturas que son inestables y fallan en la reducción cerrada. Hay varias técnicas quirúrgicas disponibles.

En la reducción cerrada y la colocación de clavos percutáneos, los clavos se insertan en la fractura, se manipulan para realinear los huesos y luego se usan para estabilizar la fractura. Los clavos se retiran después de que la fractura se haya curado.

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY