¿Qué son las agujas de Kirschner?

Son agujas largas y finas, de punta afilada, esterilizadas, manufacturadas generalmente de acero inoxidable. Estas son de diversos tamaños (diámetros y longitudes) y se utilizan generalmente en áreas como la traumatología y la ortopedia.

Fueron introducidas como instrumento o herramienta quirúrgica por Martin Kirschner (un revolucionario cirujano alemán) en 1909.

Las agujas de Kirschner (o AK, como se les suele abreviar) tienen múltiples usos. Algunos de ellos son:

– Mantener fijos los fragmentos óseos a través de la piel.

– Estabilizar una fijación interna, como una placa de osteosíntesis, hasta su fijación definitiva.

– Generar una osteosíntesis intramedular.

– Anclar una tracción transesquelética.

¿Su uso trae complicaciones?

Como todo en el sector salud, es factible, pero su correcta aplicación y uso no te debe preocupar, aún así, estas son las posibles complicaciones que pueden nacer de su empleo:

• Infección: Puede suceder cuando se usan como fijación percutánea de fragmentos óseos, ya que, implica una comunicación directa entre la piel y el hueso.

• Rotura de las agujas: Sobre todo en el caso de que la fractura no sane como debe ser (pseudoartrosis).

• Migración de las AK: En lugar de salir hacia la piel, las agujas pueden moverse hacia el interior del cuerpo.

¿Quieres ver cómo extraigo de un paciente una de estas agujas? No te pierdas mi publicación en Instagram.

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY