¿Qué es la enfermedad de Kienbock?

La enfermedad de Kienbock es un trastorno óseo raro que afecta al semilunar, uno de los ocho huesos de la muñeca. El trastorno impide que el hueso semilunar reciba la cantidad necesaria de suministro de sangre. Esta falta de sangre conduce a la muerte del hueso, también conocida como necrosis avascular del semilunar.

El semilunar es el hueso central de la muñeca que sostiene la articulación de la muñeca y ayuda en su movimiento. La enfermedad puede limitar el movimiento de la muñeca y causar dolor, lesiones o hinchazón en la muñeca. Rara vez se ve en ambas muñecas y afecta más comúnmente a hombres entre 20 y 40 años.

¿Qué causa la enfermedad de Kienbock?

Muchos factores pueden conducir a la disminución del suministro de sangre al hueso semilunar. Algunas causas de la enfermedad de Kienbock incluyen:

– Trauma. Los traumatismos en la muñeca debido a accidentes, como un resbalón o una caída, pueden causar lesiones o hinchazón.

– Huesos desiguales en el antebrazo. Tienes dos huesos en el antebrazo llamados cúbito y radio. Si su cúbito es más corto que el hueso de su radio, puede ejercer presión sobre su muñeca y aumentar su riesgo de desarrollar la enfermedad.

– Hueso semilunar irregular. Si la forma de su hueso semilunar es ligeramente irregular, puede desarrollar la enfermedad de Kienbock.

– Condiciones médicas subyacentes. La enfermedad de Kienbock también se observa en personas que tienen condiciones médicas que afectan el suministro de sangre. Afecciones como el lupus, la anemia de células falciformes y la parálisis cerebral también pueden causar la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de este trastorno óseo incluyen:

– Dolor de muñeca

– Sensibilidad sobre el hueso semilunar

– Movimiento limitado

– Rigidez de la articulación de la muñeca

– Hinchazón

– Disminución de la fuerza de agarre

¿Cómo se diagnostica?

Se diagnosticará la enfermedad de Kienbock revisando su historial médico y realizando un examen físico. Se pueden sugerir radiografías, pero tenga en cuenta que es posible que las radiografías no puedan detectar la enfermedad en las primeras etapas. Para ver mejor, es posible que deba hacerse una resonancia magnética o una tomografía computarizada para verificar el suministro de sangre al hueso semilunar.

¿Quieres saber cómo puede ser su tratamiento? ¡No te pierdas próximos artículos!

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY