¿Por qué me duele el codo?

El codo es una articulación formada donde se unen tres huesos: el hueso de la parte superior del brazo, llamado húmero, y el cúbito y el radio, los dos huesos que forman el antebrazo.

Cada hueso tiene cartílago en el extremo, lo que les ayuda a deslizarse uno contra el otro y absorber los impactos. Están atados en su lugar con tejidos resistentes llamados ligamentos. Y sus tendones conectan sus huesos con los músculos para permitirle mover su brazo de diferentes maneras.

Si algo le sucede a cualquiera de estas partes, sin mencionar los nervios y los vasos sanguíneos que las rodean, puede causarle dolor.

Estas son algunas de las diferentes formas en que su codo puede doler:

Lesiones únicas

Algunas lesiones, con suerte, son eventos únicos, como cuando te caes o te golpean fuerte mientras practicas un deporte.

– Codo dislocado: Cuando uno de los huesos que forman el codo se sale de su lugar, tienes un codo dislocado. Una de las causas más comunes es cuando extiende la mano para sostenerse durante una caída. También les puede pasar a los niños pequeños cuando los balanceas por los antebrazos, eso se llama codo de niñera. Si cree que usted o su hijo tienen un codo dislocado, llame a su médico de inmediato.

– Codo fracturado: si uno de los huesos de su brazo se rompe en el codo, tiene una fractura. Por lo general, esto sucede con un golpe repentino, ya que podría sufrir un deporte de contacto o un accidente automovilístico. Y no se deje engañar si aún puede mover el codo después. Si tiene dolor y no se ve bien, podría estar roto. Necesitarás atención médica.

– Distensiones y esguinces: Cuando los músculos se estiran o se desgarran, se denomina distensión. Cuando se trata de ligamentos, es un esguince.

Puede sufrir una distensión cuando ejerce demasiada presión sobre los músculos de los codos, como cuando levanta objetos pesados o se excede con los deportes.

Los esguinces de codo son comunes en atletas que lanzan, usan raquetas o practican deportes de contacto.

Ambos se tratan con reposo, hielo y, una vez que desaparece el dolor, ejercicios de estiramiento y fuerza.

Además de las lesiones únicas, existen otras dos causas que pueden estar presentes cuando tu codo te molesta y esas son: Lesiones por desgaste y enfermedades.

¿Quieres saber más sobre el tema? ¡No te pierdas mi próximo artículo!

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY