Más allá de la Fractura: Descubriendo el Síndrome de Dolor Regional Complejo

Uno de los desafíos más intrigantes en la traumatología y la medicina del dolor es el Síndrome de Dolor Regional Complejo (SDRC), un trastorno del sistema nervioso que se caracteriza por un dolor crónico intenso y persistente.

¿Qué es el Síndrome de Dolor Regional Complejo?

El SDRC es una condición que causa un dolor intenso y continuo, generalmente en los brazos, las manos, las piernas o los pies. A menudo ocurre después de una lesión, cirugía o accidente cerebrovascular, pero en algunos casos puede surgir sin una causa clara. Hay dos tipos de SDRC: el tipo 1, que puede desarrollarse tras una lesión como una fractura de muñeca, y el tipo 2, que ocurre después de un daño nervioso directo.

Síntomas del SDRC

Los síntomas del SDRC pueden incluir dolor extremo (a menudo descrito como un ardor constante), sensibilidad al tacto, cambios en el color y la temperatura de la piel, cambios en el crecimiento del vello y las uñas, hinchazón y rigidez en las articulaciones afectadas, y pérdida de la función muscular.

Causas y Diagnóstico del SDRC

El SDRC puede ocurrir como respuesta exagerada del sistema nervioso a una lesión. En el caso de una fractura de muñeca, aunque la lesión haya sanado, el sistema nervioso sigue enviando señales de dolor al cerebro.

El diagnóstico del SDRC puede ser un desafío, ya que no existe una única prueba definitiva. Generalmente, se basa en los síntomas del paciente y en la exclusión de otras posibles causas de dolor. A veces, se utilizan pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías, resonancias magnéticas o gammagrafías óseas.

Tratamiento del Síndrome de Dolor Regional Complejo

Terapia física y ocupacional: Estas terapias juegan un papel crucial en el manejo del SDRC. El objetivo es mejorar la movilidad, mantener la flexibilidad de las articulaciones, fortalecer los músculos y aprender a realizar actividades diarias de manera que se minimice el dolor.

Terapias neuromoduladoras: En algunos casos, se puede considerar el uso de terapias que afectan la actividad del sistema nervioso. Esto puede incluir la estimulación de la médula espinal, que implica la implantación de un dispositivo que envía señales eléctricas a la médula espinal para aliviar el dolor.

Intervenciones quirúrgicas: En casos raros y extremadamente severos de SDRC que no responden a otras formas de tratamiento, se pueden considerar procedimientos quirúrgicos. Sin embargo, estos se consideran un último recurso debido a su naturaleza invasiva y a los riesgos asociados.

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY