¿En qué se diferencian los injertos y los colgajos de piel?

Para empezar ¿Te gustaría ver un caso en el que se realizó un colgajo exitosamente? Haz click acá

Ahora bien ¡A lo que vinimos!

Injertos de piel

Un injerto de piel no tiene riego sanguíneo, por lo que depende del lecho vascularizado donde se coloque. Los injertos de piel a menudo se utilizan como parte del tratamiento de daños extensos en la piel, como los causados por quemaduras profundas, después de grandes procedimientos de escisión de piel o lesiones ulcerosas que cicatrizan mal.

Es necesario tener en cuenta varias consideraciones al elegir un sitio donante; esto incluye la cantidad de piel requerida, el color y la textura de la piel del donante y si se requiere el crecimiento del vello en el sitio del receptor.

Colgajos de piel

Un colgajo de piel es donde el tejido se transfiere de un sitio donante a un sitio receptor junto con su suministro de sangre correspondiente.

Se cree que los colgajos de piel proporcionan mejores resultados estéticos que los injertos de piel, ya que el tono y la textura de la piel suelen coincidir mejor. Además, tienen una probabilidad reducida de fracaso en comparación con los injertos de piel.

Sin embargo, la falla del colgajo sigue siendo una complicación potencial del procedimiento. Esto puede ocurrir debido a problemas con el suministro arterial, que se presenta con signos de palidez y perfusión reducida, o con el suministro venoso, que se presenta con características de congestión venosa.

Dicho esto ¿Qué los diferencia?

La diferencia parte de la naturaleza de ambos, ya que, el colgajo está vascularizado y el injerto no, es decir, el colgajo tiene su propio pedículo, con su vena y su arteria. El colgajo se nutre por sí mismo y el injerto se nutre o recibe la vascularización en la zona que lo recibe.

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY