¿Conoces la fractura del boxeador?

Hace poco publiqué en mi Instagram un post sobre las lesiones más comunes en los brazos (manos, muñeca y codo) pero, esta vez quiero hablarte de algo diferente, una lesión que quizás no es tan común, pero que si resulta muy interesante… Aunque quizás después de una noche de tragos y posiblemente una pelea, esta lesión pueda ser lo más común.

¿Qué es la fractura de boxeador?

Es la ruptura del cuello del quinto metacarpiano, generalmente se da por tener el puño cerrado y es por eso que se conoce con este nombre. Es una lesión bastante común pero más que todo en jóvenes y, diferencia de otras afecciones, esta puede ser provocada. El mecanismo de lesión es un patrón, es decir, en la mayoría de las veces se origina a partir del dar un golpe con la mano parcialmente abierta, lo que acarrea la fractura.

IMPORTANTE: Sin embargo, esta fractura NO es común en los boxeadores profesionales o en las personas que saben golpear. Es común en la gente que golpea algo con el puño parcialmente abierto y pega con el quinto metacarpiano (meñique), así que irónicamente, podríamos llamarla “fractura del mal boxeador”.

¿Dónde está este metacarpiano?

En nuestra mano tenemos cinco huesos llamados metacarpianos, los cuales se encuentran en la palma de la mano, tienen una forma curva y forman dos arcos en la mano. Se enumeran del 1 al 5, empezando desde el pulgar hasta el meñique. Así, el quinto metacarpiano corresponde al hueso que pertenece al meñique, es decir, si cierras el puño, podrás ver que el nudillo del meñique corresponde a la cabeza del quinto metacarpiano.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir una fractura de boxeador incluyen:

– Ser propenso a pelear

– Practicar determinados deportes, en especial aquellos de combate (Boxeo o MMA)

– Edad avanzada

– Osteoporosis

– Sufrir ciertas condiciones que provocan una pérdida ósea o de minerales

– Algunas enfermedades y condiciones que debilitan los huesos, como los tumores o los quistes

– Pérdida de la masa muscular

¿Quieres saber un poco más sobre el diagnóstico, síntomas y tratamientos? ¡No te pierdas mi próximo artículo!

Deja un comentario

AGENDA TU CONSULTA HOY